Lorem ipsum

Cómo pelar ajos con 5 métodos diferentes

Recetas Nestlé® te enseña a pelar y aprovechar el ajo en distintas preparaciones 

 

 

Etiqueta P: preparaciones. Sin embargo, es uno de esos alimentos que requieren de práctica para aprender a dominarlos. Acá te vamos a mostrar cómo pelar ajos y algunas ideas para usarlos en tus preparaciones. 

 

Cómo pelar ajos 

Aunque depende de la receta que quieras preparar, son muchos los platos en los que es necesario pelar ajos. Si no lo hiciste antes, es posible que sea complicado adivinar cómo hacerlo correctamente y, por eso, estás leyendo este artículo. 

Otra posibilidad es que intentaste algún método, pero ahora estás buscando otra técnica que sea más sencilla. O tal vez ese video que encontraste no funcionó muy bien y te haga falta otra forma de hacerlo. 

Más allá de las razones por las que llegaste acá, en Recetas Nestlé® queremos mostrarte diferentes métodos para pelar ajos. Nosotros te damos las opciones, tú podés quedarte con la que mejor te funcione para preparar los platos más exquisitos. 

Agitá los ajos en un recipiente 

Nuestra primera técnica es una de las más populares y sencillas. Si no la conocías antes, es posible que te sorprenda lo fácil que es, en especial si ya habías buscado cómo pelar ajos y lo habías hecho con otro método. 

  1. Cortá la cabeza del ajo. 
  2. Partí el ajo entre sus dientes, para que queden sueltos. 
  3. Dejá los dientes en cualquier recipiente que puedas cerrar y agitar, puede ser un frasco, un tupper o un bowl. 
  4. Cerrá tu recipiente con los dientes de ajo por dentro y agitalo con fuerza por 30 segundos. 
  5. Si hay dientes de ajo que todavía tienen la piel, repetí el proceso. 
  6. Es posible que tengas que terminar de retirar algunas partes con tus manos. 

   Aprender cómo pelar ajos abre un mundo de opciones para usar este ingrediente.

¿Cómo pelar ajos con un golpe seco? 

Entre los más jóvenes esta es una forma de pelar ajos que se ha compartido con bastante fuerza a través de Tik Tok. Aunque en estas redes sociales hay mucho contenido que puede ser engañoso, esta técnica es bien conocida por los expertos en la cocina. 

Tené en cuenta que es necesario usar un cuchillo con una hoja ancha, que alcance a cubrir el ajo. 

  1. Cortá el ajo de forma transversal y por la mitad. 
  2. Dejá cada mitad del ajo sobre la mesa, con la piel mirando hacia arriba. 
  3. Poné la parte ancha del cuchillo sobre los ajos y presioná, dando un golpe seco y fuerte. 
  4. Repetí el proceso, si es necesario. 
  5. Retirá con la mano la piel que esté aún un poco pegada. 

Vamos a pelar ajos con agua 

Nuestro tercer método para sacar la piel de los ajos requiere un poco más de tiempo que los anteriores, así que, si no tenés ningún afán, esta es una muy buena opción para tener listos unos dientes de ajo destinados a los mejores platos. 

  1. Sacá los dientes de ajo y dejalos remojando en agua. 
  2. Esto depende del tiempo disponible. Podés dejar los dientes de ajo en agua por unos 15 minutos y vas a notar que la piel ya está un poco suelta. También es posible, incluso, dejarlos unas horas antes de empezar a cocinar o desde la noche anterior.  
  3. Al final, simplemente retirá la piel con las manos, te vas a dar cuenta lo fácil que se desprende. 

   Dependiendo de la receta, podés pelar el ajo o dejarlo completo.

¿Cómo pelar ajos con el microondas? 

Esta es una idea que funciona mucho mejor cuando vas a usar el ajo para un guiso, una salsa o similares, ya que una vez termina el proceso los dientes quedan un poco más suaves.  

  1. Dejá el ajo y sus dientes en un recipiente de vidrio o plástico apto para el microondas (es decir, que no desprenda ninguna sustancia tóxica). 
  2. Enciende el microondas por 15 segundos. 
  3. Terminá de retirar la piel con tus manos. Vas a ver que está mucho más blanda y es más fácil de pelar. 

Pelar ajos con el método de Twitter 

Esta técnica se hizo muy popular después de una publicación en Twitter que mostraba lo sencillo que puede ser pelar ajos. Fue tan grande su éxito, que salió en medios de comunicación en español y en inglés. La mayor sorpresa es que sí funciona, pero requiere de un poco de práctica para entender bien los pequeños trucos. 

Para que esta técnica tenga un buen resultado, es necesario usar un cuchillo que tenga una punta aguda, no redonda, que funcione para pinchar el ajo. 

  1. En la base del ajo, cortá alrededor del tallo. Lo que queremos acá es hacer un corte entre el bulbo y esa parte por donde salen las raíces. Ojo: no hay que separarlos completamente, únicamente se debe hacer un corte para romper ese punto de encuentro. 
  2. Agarrá el ajo con la base mirando hacia arriba. 
  3. Clavá el cuchillo a un lado del diente de ajo, a una altura un poco más abajo de la mitad. 
  4. Girá el cuchillo y, con suavidad, separá el diente de ajo. Vas a ver que la piel se rompe y se separa con facilidad. 
  5. Repetí el proceso en cada uno de los dientes. 
  6. Es posible que en algunos dientes la piel siga pegada, pero ya es fácil de terminar de sacar con las manos. 

    Ajos frescos guardados en una bolsa, al lado de otros ingredientes.

¡No hay que desperdiciar la piel! 

Ya que conoces cinco métodos distintos que responden a esa pregunta de cómo pelar ajos, seguramente vas a terminar con varias cáscaras en tu cocina. Aunque lo normal es pensar en botarlas a la basura, no lo hagas. 

En Recetas Nestlé® nos gusta aprovechar los alimentos en su totalidad para no desperdiciar ninguna de sus partes. Por eso, también queremos mostrarte algunos usos que puede tener la piel del ajo. 

  • Decorar platos: aunque la parte que más nos importa de la comida es su sabor, no podemos negar que el aspecto visual puede hacer de un plato algo mucho más atractivo. Una buena idea es freír la piel del ajo. Por un lado, aporta un toque de sabor, y por el otro, funciona para decorar una ensalada o un arroz. 
  • Usala en un caldo: un buen caldo, con buen sabor y un aroma cautivante, puede ser la diferencia al momento de preparar la mejor sopa o una crema espectacular. Junto a las hierbas aromáticas o restos animales que podés añadir al caldo, la piel del ajo puede participar para aportar en el juego de sabores. 
  • Piel de ajo en polvo: siguiendo el camino de los sabores, otra opción es machacar la piel que pelaste. Este polvo lo podés mezclar con otras especias o, también, usarlo solo para darle sabor a cualquier preparación. 
  • Si te gusta sembrar: por último, queremos darte un consejo que se aleja un poco de la cocina, pero que igual te puede servir si sos un amante de la siembra. La piel del ajo puede servir como un fertilizante, así que la podés dejar en la tierra de cualquier planta que tengas en casa.  

    Dientes de ajo junto a otros ingredientes.

Quita el olor a ajo de tus manos 

Lo incómodo de pelar ajos es terminar con los dedos emanando ese olor inconfundible que en las películas de terror odian los vampiros. Para los humanos tampoco es muy agradable, pero la solución es muy sencilla. 

Lo más importante es que una vez termines de pelar los ajos no te limpies con una toalla o un paño, en especial si no es desechable, ya que en lugar de eliminar el olor de tus manos, se lo vas a pegar. 

Lo que hay que hacer es dejar correr agua sobre tus dedos y palmas. En realidad ni hace falta frotarlas, únicamente dejá que caiga el agua por unos segundos. Una vez notes que el olor se fue o disminuyó, podés lavártelas con jabón. 

¿Y para eliminar ese olor de un cuchillo? 

El proceso es básicamente el mismo. Evitá limpiarlo con un paño. En cambio, dejalo bajo el agua por unos segundos y luego lavalo con jabón.  

 

Recetas con ajo 

 

 

Usos del ajo en la cocina 

Como el ajo tiene un sabor y un aroma fuerte, hay que saber cómo usarlo correctamente en la cocina. Si lo aprovechas bien se puede convertir en un ingrediente estupendo para entregarle sabor a todo tipo de preparaciones. 

  • Ajo crudo: empezamos con la forma más de sencilla de usarlo. Ya sea pelándolo o no, dependiendo de la receta y tus intensiones, el ajo crudo puede ayudar a darle sabor y aroma a caldos, sopas o ensaladas. 
  • Ajo en polvo: de la misma forma que te contamos que se puede usar la piel del ajo para hacer un polvo que puede ser aprovechado en diferentes tipos de carnes, tanto rojas como blancas, las otras partes de este alimento también se pueden machacar. 
  • Ajo en aceite: este es uno de los casos en los que hay que saber cómo aprovecharlo. Cuando cocines el ajo en aceite, no lo dejes mucho tiempo, es más, ni siquiera permitas que termine dorado, ya que esto hace que tenga un sabor demasiado fuerte y amargo. 

 

Trucos del ajo en la cocina 

Para terminar este artículo, te vamos a dar algunos tips para que aproveches al máximo este alimento, sin riesgos de arruinar tus platos con sabores demasiado fuertes. 

  • Reducir su intensidad: el ajo puede ser tan fuerte, que incluso después de unas horas de consumirlo puede que siga afectando nuestro aliento. Para mitigar este impacto, podés abrir los dientes de ajo y sacar ese pequeño tallo que tienen en el medio. 
  • ¿Cómo elegir el mejor ajo?: tomá el ajo y apretalo suavemente. No debe sentirse muy suave o vacío, sino firme. Sin embargo, tampoco debe ser totalmente duro, ya que esto es señal de un ajo deshidratado. Lo ideal es encontrar un punto medio.  
  • ¿Cómo conservar los ajos?: mantenelos en una zona sin humedad y fresca. No los guardes en la heladera.