Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Prepará en casa deliciosos platos con camarones.

Descubrí en Recetas Nestlé las propiedades del camarón, cómo limpiarlo, almacenarlo y cocinar con él. 

 

Los camarones además de ser deliciosos son un producto fácil y rápido de cocinar con los que podemos preparar una infinidad de recetas ya sea en caliente o en frío, solos en aperitivo como en un coctel de camarón o como elemento principal en salsas, pinchos, arroces, pastas, ensaladas, entre otros. El delicado sabor y la tierna textura de su carne hacen que cada preparación al que se le agregue camarón convierta a cada plato en uno realmente especial.   

Este crustáceo que habita en aguas saladas y dulces, océanos, mares, ríos o lagos, podemos encontrarlos también en zonas rocosas o arenosas a poca profundidad, aunque los de agua salada son capaces de vivir a más de 5.000 metros de profundidad.  

Si querés conocer más sobre este versátil y delicioso alimento, en Recetas Nestlé® te contamos todo lo debés saber sobre el camarón.  

 

PROPIEDADES DEL CAMARÓN 

Los camarones son de pequeño tamaño, pero ricos en proteína y con gran contenido nutricional. Al pertenecer al grupo de los crustáceos dentro de los mariscos, los camarones presentan un nivel muy bajo en grasas y calorías, comparado con la carne de pollo, res o cerdo. 

El camarón es una buena fuente de vitamina B12, D y E, además de hierro, yodo, fósforo, zinc, magnesio y otros minerales esenciales. En el pasado se creía que los crustáceos contenían un alto nivel de colesterol, pero en realidad por la longitud del camarón que es entre 3 y 6 cm, su pequeño tamaño no les permite almacenar una gran cantidad de grasas, solo un 2% de su peso es grasa y no son grasas saturadas. El camarón contiene ácidos omega-3 y su índice de colesterol es igual a la del pollo sin piel, aunque se recomienda consumir con moderación en personas con alto colesterol en sangre o con alto contenido en sodio. 

Inspírate con nuestra receta de paella de pollo y mariscos

 

TIPOS DE CAMARÓN 

Cuando vamos al supermercado o algún restaurante y pedimos camarones, tal vez pensamos que solo hay un tipo de camarón, pero la verdad es que en el mercado existe una gran variedad: el rosado, el azul, el de agua dulce, de agua fría el tropical, el manchado, el salvaje etc. No llegamos a conocer todos los tipos de camarón ya sea porque se consumen en temporada o por la lejanía con los lugares de pesca. A continuación te mostramos los tipos de camarón más comunes.  

 Camarón fresco

 

1. CAMARÓN TITI 

Es el más común entre los mariscos utilizados en la comida de mar. Esta variedad de camarón es de carne firme, pequeño tamaño y característico color rojizo-blanco. Por su delicioso sabor y pequeño tamaño se debe agregar una buena cantidad camarón a las preparaciones, siendo este tipo el ideal para platos como arroces, cazuelas y pastas. 

2. CAMARÓN TIGRE 

Este tipo de camarón es el más usado por la facilidad de encontrarlo en el mercado y por su tamaño que en comparación con el titi es más grande. Recibe este nombre por su característica apariencia con vetas de color negro y gris que tiene en la cáscara. Al ser de mayor tamaño contiene más humedad en su carne, haciéndolo más suave y con una gran presencia en la mesa haciendo que esta variedad sea el ideal para coctel de camarón, ensalada o al ajillo en la parrilla. 

3. CAMARÓN TROPICAL 

La cáscara de este camarón puede ser blanca, café, rosada o negra donde también podemos encontrar a los camarones de roca que poseen una cola y cáscara muy dura. Dentro de esta variedad podemos encontrar camarones que han sido cultivados en granjas o que son pescados en su ambiente silvestre. La particularidad de esta variedad de camarón es que su carne es firme y con un potente y delicioso sabor al alimentarse en su mayoría de algas marinas y otros crustáceos haciendo que su sabor sea muy apetecido para preparar cocteles de camarón, sopas, o salsas.  

 

DESCONGELAR CAMARONES 

Debido a que los camarones son productos frescos y muy delicados al deteriorarse rápidamente si no se manipulan y almacenan adecuadamente. Algunos camarones desde que son pescados deben ser congelados para conservar su frescura para recorrer varios kilómetros hasta para su lugar de venta.  

  Pasta con camarones

Si deseas cocinar con camarones es elemental primero descongelarlos, para esto podés desde la noche anterior pasarlos del congelador al refrigerador, pero si lo que necesitas es acelerar un poco más su proceso de descongelación, en el mismo empaque cerrado, sumergilo en un bowl con agua fría y cambiá el agua cada 30 minutos, no lo hagás con agua tibia o hirviendo. Sabrás que los camarones están completamente descongelados cuando no están de un color blanco sino traslúcido y estén flexibles, eso quiere decir que no se encuentran congelados en el centro.  

Recordá cocinar en el menor tiempo posible los camarones después de su congelación para obtener una mejor textura. 

 

LIMPIÁ MUY BIEN LOS CAMARONES 

Aunque en algunos lugares venden los camarones ya listos para consumir, el primer paso antes de cocinar con ellos es revisar muy bien que no tengan una vena de color negra a lo largo de todo el camarón.  

  Arroz con camarones

Quizás no lo sepás, pero esa vena no se retira solo por estética, en realidad esa línea negra es el tracto intestinal del camarón y la verdad no vas a querer comerte eso ¿cierto? Empezá por pelarlos, retirá la cascara con los dedos con cuidado sin partir por la mitad el camarón. Para desvenarlos utilizá un cuchillo afilado y hacé un corte poco profundo al lado de la vena que corre por la parte posterior, poné la punta del cuchillo debajo de la vena y levantala, enjuagá los camarones un poco de agua para retirar cualquier residuo de esa desagradable vena negra.  

 

¿CÓMO COCINAR LOS CAMARONES? 

Los camarones son fáciles y rápidos de cocinar, pero por este mismo hecho están entre la delgada línea de estar perfectamente cocidos, quedar crudos o sobre cocidos. Lo primero que tenés que tener en cuenta antes cocinarlos es que deben estar descongelados antes de llevarlos a su cocción.  

Primero asegurate que todos los camarones sean del mismo tamaño, no mezclés los grandes con los pequeños ya que el tiempo de cocción será diferente. Antes de llevarlos a cocción utilizá una toalla de papel para retirar el exceso de agua que puedan tener, utilizá una sartén lo suficientemente grande para esparcirlos y que todos queden expuestos a la superficie caliente de la sartén, nunca debe haber camarones uno encima del otro, recordá que lo más delicioso de los camarones es la consistencia en su textura y sabor. 

  Plato de camarones a la parrilla

 

Los camarones se cocinan muy rápido así que dejalos por cada lado unos 2 a 3 minutos, al voltearlos notarás que pasó de un color blanco a naranja, esta es una señal de que el exterior se ha cocinado, de este modo tendrás unos camarones dorados, con textura jugosa y tierna, si te pasás un poco de cocción tendrás como resultado una textura que al masticar es fibrosa.  

 

¿CÓMO GUARDAR CAMARONES EN CASA? 

Los camarones como todos los productos de mar, son un tipo de carne bastante delicados que no pueden estar fuera de refrigeración por periodos de tiempo muy largos. Por eso, si compraste algunos camarones y te sobraron algunos para una próxima preparación, tené en cuenta que los podés guardar en el refrigerador máximo por 2 días para garantizar que estén en buen estado antes de consumirlos. 

Pero si notás que no los vas a usar en el transcurso de estos días, lo mejor es congelarlos, de esta forma su vida útil será entre tres y seis meses. Seguí estas recomendaciones para congelarlos. 

  1. Guardalos en una bolsa resellable, mientras mayor sea el volumen de camarones, mejor se conservarán.  
  2. El tiempo de vida útil es entre 3 y 6 meses, aunque la calidad del camarón comienza a bajar a partir de los tres meses. 
  3. Podés guárdalos también utilizando una salmuera, con la concentración de sal de esta solución impedís que algunos agentes contaminantes se reproduzcan. Mezclá dos cucharadas de sal en un litro de agua y asegurate que cubra por completo los camarones, posteriormente llevalos al congelador. 

 

DIFERENCIA CON EL LANGOSTINO 

Es muy común confundir el camarón con los langostinos y gambas, la verdad es que son muy similares tanto en forma como en sabor, pero la diferencia está en el tamaño con propiedades que los hacen más idóneas para una u otra elaboración culinaria. Lo cierto es que el camarón es el más pequeño de los tres, le sigue la gamba y por último el langostino. Un camarón mide entre 3 y 6 cm, una gamba entre 6 y 10 y los langostinos pueden alcanzar algunos incluso los 20 centímetros.  

Inspiración y nuevos sabores para vos

Disfrutá

Hacé clic acá y registrate

¿Quieres descargar recetarios?