Recetas Caseras

13 ideas de recetas con zanahoria

 Opciones dulces y saladas para cocinar con esta deliciosa verdura

Existen muchísimas recetas con zanahoria para usarla cruda o cocinada.

En Recetas Nestlé® compartimos opciones para usar esta verdura en todo tipo de platos

Cuando exploramos un ingrediente nos encanta profundizar en las preparaciones que podemos hacer, así como compartir algunos de sus beneficios nutricionales. En este caso, queremos hablar de algunas ideas de recetas con zanahoria que van a demostrar que esta es una verdura que muchas veces subutilizamos en casa.

Además, se caracteriza por ser una excelente fuente de Vitamina A, la cual contribuye al mantenimiento normal de la visión, así como al metabolismo normal del hierro. Su contenido de agua ayuda al cuidado de las funciones físicas y cognitivas normales.

También podemos resaltar que la zanahoria es fuente de Vitamina K, la cual contribuye a la coagulación sanguínea normal.

Un tip antes de empezar: la zanahoria es extraída de la tierra y llevada a los supermercados junto a otros alimentos. Es muy importante lavarla o desinfectarla si la vamos a usar en cualquier preparación.

RECETAS CON ZANAHORIA PARA PREPARAR EN CASA

Aunque a simple vista puede que no parezca una verdura muy especial o que se destaque sobre las demás por su sabor, en realidad la zanahoria es mucho más versátil de lo que algunos imaginan.

Claro, puede que lo normal sea relacionarla con ensaladas, caldos o como protagonista de una deliciosa crema. Pero hay mucho más detrás de este vegetal de color naranja y, por eso, en Recetas Nestlé® queremos explorar ideas para aprovecharla al máximo cuando cocinamos.

Entre las recetas con zanahoria más populares está la preparación de cremas.

 

1. UNA BUENA CREMA

Empezamos este repaso con una de las recetas con zanahoria más populares que, además, nos permite jugar con diferentes ingredientes y sabores para obtener resultados variados.

Por ejemplo, podemos tener como la estrella del sabor, el color y la textura a la zanahoria, enfocándonos en una crema en la que resaltamos todas sus propiedades. Otra opción es compartir el protagonismo con otros ingredientes, que pueden ser la papa o el zapallo.

Respecto a los elementos secundarios, podemos jugar con tonos dulces, ácidos e incluso picantes, dependiendo de nuestros gustos. El jengibre funciona muy bien en una crema de zanahoria, al igual que el jugo de limón o una salsa roja. Rallar queso parmesano o añadir algunos frutos secos puede subir el nivel de este plato.

 Zanahorias crudas para usar en una receta.

 

2. PANCAKES BALANCEADOS

Si queremos añadir un poco de verduras a nuestra mezcla de pancakes, simplemente tenemos que asegurarnos de rallar la zanahoria en trozos muy pequeños y añadirla cuando estamos integrando todos los ingredientes.

Otra forma de sacarle provecho es pensando en la decoración. En este caso es mejor rallarla en tiras, que al momento de servir podemos acomodar en la superficie de nuestra torre de pancakes. Algunos complementos que funcionan muy bien son la Leche Condensada Nestlé y las frutas deshidratadas.

3. COMO UN SNACK CRUJIENTE

Aunque tiene una textura firme y es una verdura sólida, cuando hablamos de alimentos crujientes, la zanahoria no suele entrar en la conversación. ¿Cómo podemos cocinarla para darle esta propiedad? Estas son algunas opciones:

  • Chips de zanahoria: en su aspecto físico son comparables con las papas fritas que podemos encontrar en tiendas y supermercados, sin embargo, acá no estamos usando ningún tipo de conservante o azúcar.

Simplemente hay que cortar la zanahoria en láminas muy delgadas, darles una pincelada de aceite, sazonar con nuestras especias preferidas y llevar al horno o la airfryer hasta que tengan la textura que buscamos.

  • Barras de zanahoria: cuando pensamos en este tipo de productos seguramente se nos vienen a la cabeza las versiones que se hacen con cereales, frutas secas y frutos deshidratados. Para añadir zanahoria, es tan sencillo como rallarla en la mezcla que hacemos antes de llevarla al horno.
Hay recetas de zanahoria en las que es mejor cortarla en rodajas.

4. PARA ACOMPAÑAR A LA CARNE MOLIDA

Una de las mejores ideas para darle un sello personal a nuestras preparaciones de carne molida, como albóndigas o hamburguesas, es pensar en los pequeños detalles que podemos entregarle en términos de sabor y textura. Las verduras son estupendas para esto.

Al momento de darle forma a nuestras preparaciones con carne molida, podemos añadir pedacitos de zanahoria picada a lo que pueden ser, por ejemplo, unas albóndigas. Lo ideal es que no nos limitemos a esta verdura, sino que también tengamos trozos de cebolla, tomate, morrón y cualquier otro vegetal que nos guste.

RECETAS CON ZANAHORIA: 

5. BATIDOS Y JUGOS

Para preparar una bebida con zanahoria siempre tenemos que pelarla y cortarla en trozos pequeños o rallarla. De esta forma cuidamos nuestra licuadora o procesador de alimento al hacer mucho más fácil el trabajo de triturarla.

Recordemos que para hacer batidos o jugos siempre es necesario añadir un líquido. En el caso de la zanahoria, lo más común es usar agua, aunque el jugo de naranja también es un compañero fantástico.

Si queremos darle una textura más espesa, podemos añadir algunos cereales. Para jugar con su sabor, la miel y la Leche Condensada Nestlé son muy buenas opciones, al igual que el jengibre. Por último, agregar hielo picado puede resultar bastante refrescante.

6. UN VERDADRO CLÁSICO: CON ENSALADAS

Las ensaladas son las recetas con zanahoria más obvias, pero esto no significa que nos vamos a olvidar de ellas. Estas fabulosas mezclas de verduras, llenas de colores y sabores, son el acompañamiento perfecto a la hora del almuerzo e, incluso, pueden ser el plato principal en una cena.

Las ensaladas son recetas clásicas con zanahoria.

 

Acá es mejor darle rienda suelta a nuestra imaginación. A la zanahoria la podemos rallar, cortar en dados, en tiras, en bastones o en rodajas. Cocinarla al vapor, al horno, en la freidora de aire, en una sartén o usarla cruda.

¿Los ingredientes con los que puede estar en una ensalada? La respuesta es cualquier verdura y fruta que queramos usar para prepararla, pero siempre va muy bien con vegetales de hojas verde, así como las papas, aunque un pequeño contraste con mango o durazno es un experimento exquisito.

7. ZANAHORIA REBOZADA

Una idea que puede sorprender a varias personas, pero que aconsejamos probar para darle un giro a las preparaciones que siempre usamos con verduras. Además, el sabor es fabuloso.

Para esta receta con zanahoria lo mejor es cortarla en bastones, aunque en rodajas gruesas también funciona. Después es el mismo proceso que usamos para rebozar cualquier otro alimento.

  1. Untamos los bastones en harina.
  2. Después los untamos en huevo.
  3. Los cubrimos con migas de pan.
  4. Cocinamos en el horno, la airfryer o en aceite.
El puré es una receta con zanahoria que no es muy común.

 

8. UN PURÉ ALTERNATIVO

Cuando la zanahoria está cruda es sólida y firme, pero si la cocinamos con ciertos parámetros pasa a ser más suave. Hay dos métodos que funcionan de maravilla para lograrlo: hirviéndola en agua caliente o preparándola en el horno. Con esta textura, es posible preparar un puré fabuloso.

Después de cocer nuestra zanahoria, nada más hay que seguir los mismos pasos para preparar un puré de papa. Un poco de leche y mantequilla son claves para lograr la textura que buscamos, mientras que añadir algo de queso siempre le da valor a este plato. Al servir, decorar con hierbas aromáticas es el toque final ideal.

9. PARTE DE UN ESTOFADO

Cuando hablamos de estofados pensamos en platos llenos de ingredientes y fuerza, que se preparan en una olla grande donde mezclamos papas, verduras y carnes. Acá queremos elementos que puedan aportar sabor y textura, así que la zanahoria funciona de forma estupenda.

Pero es importante pensar en cómo usarla. Recordemos que los estofados suelen ser cocciones largas, así que, si la rallamos o la cortamos en trozos muy delgados, seguramente se va a perder entre los otros ingredientes. En cambio, necesitamos dados o rodajas, mínimo, en tamaños medianos.

El estofado es una receta con zanahoria que tiene mucho sabor.

 

10. PARA HACER SOPAS Y CALDOS

Hay preparaciones en las que la zanahoria casi que no puede faltar, por ejemplo, una sopa y un caldo de verduras. Vale la pena aclarar que no son lo mismo, así que vamos a explicar su uso en cada caso.

  • Sopa: aunque dimos el ejemplo de una preparación de verduras, podemos también hablar de sopas con proteínas. El punto es que acá la zanahoria se usa como un ingrediente complementario que se añade, normalmente, hacia el medio o final de la cocción.
  • Caldo: en cambio, aquí debemos añadir las verduras cuando el agua empieza a burbujear, de esta forma va a tomar las propiedades de la zanahoria y los otros vegetales, como el sabor y algunos nutrientes. Los caldos se usan para cocinar arroces o sopas.
Zanahorias y papas.

 

11. ENCURTIDOS

No se trata únicamente de una de las mejores formas para conservar por un largo tiempo nuestras verduras, sino que nos da la ventaja de poder usarlas cuando queramos con un toque de sabor que no viene nada mal.

Para hacer un encurtido es necesario guardar nuestra zanahoria cortada en rodajas o julianas –puede ser con otras verduras o sola– en un frasco hermético completamente desinfectado y esterilizado, lleno de vinagre o una solución de sal. También lleva algunos ingredientes que aportan sabor, como pimienta, azúcar, mostaza, canela, clavos o hierbas aromáticas.

12. CUPCAKES Y TORTAS

Cuando hablamos de una preparación de repostería de este tipo, donde tenemos una mezcla de huevos, mantequilla, leche y harina como base, es mejor tener los cuatro elementos bien integrados antes de añadir los otros ingredientes. Nos referimos específicamente a la zanahoria.

Al pensar en recetas con zanahoria vale la pena tener en cuenta su uso como snack.

 

Adicionalmente, es muy importante saber cómo incorporarla a este tipo de recetas. Acá no queremos rodajas, bastones ni cortes en los que su tamaño sea notable. En cambio, la vamos a usar de un modo mucho más sutil, pero que va a sentirse en cada bocado. La debemos rallar y añadir una vez la mezcla base está lista.

13. LO MÁS SENCILLO: CRUDA

No es posible hablar de recetas y maneras de sacarle el provecho a la zanahoria e irnos sin mencionar la forma más fácil de todas: simplemente cruda. Así, además, la podemos llevar a cualquier lado y comerla cuando necesitamos un empujón de energía, ya sea en el colegio, la universidad o el trabajo.

 

Fuentes:

https://fdc.nal.usda.gov/fdc-app.html#/.