Tips y consejos culinarios

Aprendé a crear plantillas de menú semanal

Lográ una dieta más balanceada y un mercado más económico aprendiendo a crear plantillas de menú semanal.

Persona cocinando con zanahorias y creando su plantilla de menú semanal

Prepará desde el comienzo de la semana qué vas a cocinar de desayuno, almuerzo y cena.

En el ritmo diario, una plantilla de menú semanal puede ser la clave para mantener una dieta equilibrada y ahorrar tiempo en la cocina. La creación de una plantilla de menú semanal no solo te va a proporcionar un enfoque organizado para tus comidas, sino que también te va a traer beneficios tangibles para tu salud y bienestar.  

Descubrí cómo dar forma a esta herramienta práctica que va a simplificar tu vida y te va a permitir disfrutar de deliciosas y nutritivas comidas sin el estrés de la improvisación diaria. 

¿CÓMO CREAR UNA PLANTILLA DE MENÚ SEMANAL?  

Evaluá tus metas y necesidades: antes de comenzar, reflexioná sobre tus objetivos alimentarios, preferencias y necesidades dietéticas. Estos factores van a influir en las decisiones que tomes al elaborar tu menú semanal. 

  1. Seleccioná alimentos variados: Asegurate de incluir una variedad de alimentos de todos los grupos nutricionales: proteínas magras, granos enteros, frutas, verduras y grasas saludables. Esto va a garantizar una ingesta equilibrada de nutrientes. 
  2. Distribuí las comidas de manera uniforme: Dividí tus comidas en porciones equitativas a lo largo del día. Esto va a ayudar a mantener niveles de energía constantes y evitar el hambre excesiva en ciertos momentos. 
  3. Tené en cuenta tu agenda: Ajustá tu plantilla según tus compromisos semanales. Si tenés un día movido, elegí recetas rápidas y sencillas. Reservá platos más elaborados para momentos en los que dispongas de más tiempo. 
  4. Hacé un listado de ingredientes: Después de decidir tus comidas, elaborá una lista de compras detallada. Esto no solo va a simplificar tu experiencia en el supermercado, sino que también va a evitar compras impulsivas.

    Persona seleccionando ingredientes para crear su plantilla de menú semanal

Beneficios de crear una plantilla de menú semanal  

Crear y seguir una plantilla de menú semanal aporta varios beneficios significativos: 

  • Ahorro de tiempo: La planificación previa reduce el tiempo dedicado a decidir qué cocinar cada día. 
  • Control de porciones: La planificación permite una gestión más efectiva de las porciones, evitando excesos y fomentando hábitos alimentarios saludables. 
  • Ahorro económico: Al comprar ingredientes específicos, se reduce el desperdicio de alimentos y se maximiza la eficiencia en el gasto. 
  • Variedad y equilibrio: Una plantilla bien diseñada garantiza una dieta equilibrada con una variedad de nutrientes esenciales. 

Conocé el cremor tártaro: un ingrediente infaltable en la repostería.  

EJEMPLOS DE RECETAS PARA TU PLANTILLA DE MENÚ SEMANAL 

Para facilitarte en esta tarea semanal, te vamos a presentar tres tipos de desayunos, almuerzos y cenas que te van a dar una base para que empieces a crear tus plantillas cuando quieras. Estas preparaciones las podés modificar y variar, pero midiendo las porciones de cada plato y racionando para asegurar una dieta balanceada.  

Desayuno 

  • Tazón de yogur con frutas frescas: Iniciá la semana con un tazón de yogur acompañado de frutas frescas y granola crujiente. Para preparar este desayuno de manera eficiente, podés cortar y almacenar las frutas en porciones individuales durante el fin de semana. También podés hacer un lote de granola casera para tener a mano durante toda la semana. 
  • Tostadas integrales: Optá por unas tostadas integrales con palta y huevo poché. Podés adelantar trabajo pochando varios huevos a la vez y almacenándolos en la heladera. La palta se puede cortar con antelación y almacenarse con un poco de limón para evitar que se oxide. 
  • Batido de frutas y verduras: Disfrutá de un batido con espinacas, banana y leche de almendras. Para simplificar la preparación, podés medir y congelar porciones individuales de espinacas y bananas. Al momento de preparar el batido, solo vas a necesitar agregar la leche de almendras y los ingredientes congelados a la licuadora. 

Almuerzo 

  • Ensalada de quinoa y pollo: Optá por una ensalada de quinoa con pollo a la parrilla. Cociná varias porciones de quinoa y almacenalas en en la heladera. Podés asar varias pechugas de pollo y cortarlas en tiras para facilitar la incorporación a la ensalada durante la semana.

    Ensalada fresca y pollo cocinado para la plantilla de menú semanal

  • Wraps integrales: Prepará wraps integrales con hummus, verduras y pollo. Cociná o comprá hummus en cantidad y tenelo listo para usar. Lavá y cortá las verduras en tiras y cociná o desmenuzá el pollo con anticipación para armar rápidamente tus wraps durante la semana. 
  • Sopa de lentejas: Disfrutá de una reconfortante sopa de lentejas con verduras. Cociná un gran lote de sopa y dividilo en porciones individuales. Almacenadas en el freezer, estas porciones te pueden brindar comidas rápidas y saludables durante toda la semana. 

 

Recetas recomendadas

Cenas: 

  • Salmón al horno: Prepará un suculento salmón al horno con batatas asadas y espárragos. Cociná suficientes porciones de estos ingredientes para garantizar cenas sabrosas durante la semana. Además, podés usar las batatas asadas en otras comidas para variar tu dieta. 
  • Pasta integral de pesto: Optá por una pasta integral con pesto de albahaca. Prepará un abundante lote de pesto y cociná la pasta integral. Para variar, podés agregar proteínas como pollo o camarones según tus preferencias. 
  • Ensalada de garbanzos: Sorprendete con una ensalada de garbanzos con palta y tomate. Cociná una gran cantidad de garbanzos y almacenalos para varias preparaciones. Esta ensalada se puede preparar rápidamente agregando palta y tomates frescos. 

Consejos para cocinar en grandes cantidades 

  1. Planificación: Antes de comenzar, planificá las recetas que te gustaría preparar para la semana y hacé una lista de ingredientes. De esta manera, vas a maximizar tu tiempo en la cocina. 
  2. Comprá en volumen: Aprovechá descuentos comprando ingredientes no perecederos en grandes cantidades. Esto te va  a ayudar a ahorrar dinero a largo plazo. 
  3. Almacenamiento inteligente: Utilizá recipientes herméticos y etiquetá cada porción para facilitar la identificación en la heladera o freezer. Almacenar porciones individuales te va a permitir descongelar sólo lo necesario. 
  4. Congelación adecuada: Aprendé qué alimentos se congelan bien y cuáles no. Muchas preparaciones, como sopas, guisos y salsas, son ideales para congelar y usar en futuras comidas. 
  5. Rotación de ingredientes: Asegurate de utilizar ingredientes que tengan tiempos de vida útil similares. De esta manera, evitás desperdiciar alimentos por deterioro.

    Salmón sobre una cama de arroz y ensalada para la plantilla de menú semanal

Cocinar en grandes cantidades te va a permitir reducir el tiempo dedicado a la cocina diaria, manteniendo una alimentación balanceada y deliciosa. Con una planificación cuidadosa y un enfoque estratégico, vas a poder disfrutar de comidas caseras sin sacrificar tu tiempo libre. 

La creación de una plantilla de menú semanal es una herramienta valiosa para simplificar tu vida culinaria. Con beneficios que van desde el ahorro de tiempo y dinero hasta el fomento de una alimentación balanceada, esta estrategia te va a permitir disfrutar de comidas deliciosas y nutritivas sin el estrés de la improvisación diaria. 

Te contamos todo lo que debés saber sobre el colágeno.  

 

 

FUENTES:  

https://www.abc.es/recetasderechupete/menu-semanal-como-planificar-las-comidas-de-la-semana/27682/  

https://clubdemalasmadres.com/como-hacer-menu-semanal/ 

https://tinacocina.com/como-organizar-menu-semanal/