Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Cómo hacer una huerta en casa

Tené siempre hierbas y vegetales frescos para cocinar, emprendé este proyecto en familia y creá tu propia huerta casera. 


Quizás hayas visto últimamente en balcones y terrazas crecer algunas hierbas aromáticas y pequeños vegetales, pues aparte de ser decorativo, últimamente cada vez son más las personas que deciden plantar sus propias verduras y hortalizas porque hay una mayor conciencia y preocupación por lo que consumimos, siendo esta una forma de hacerle frente a la crisis climática y optar por seguir prácticas más sostenibles. Adicionalmente de los beneficios asociados a la jardinería, tanto físicos como mentales, uno de los beneficios de crear tu propia huerta es que puede ayudarte a gastar menos dinero y crear hábitos de consumo más balanceados y que sean amigables con el medio ambiente. 

Pero esta práctica no solo es por moda o decorativo, como lo dice la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), las huertas caseras “se están convirtiendo en una fuente cada vez más importante de alimentos e ingresos para las familias de las zonas urbanas y periurbanas” 

Por eso, si tenés una patio, terraza o jardín grande para crear tu huerta casera, acá te contamos cómo aprovecharlo al máximo, pero tranquilo, si vivís en un espacio pequeño podés utilizar los balcones, lugares libres en tu cocina o cualquier espacio al exterior y soleado para hacerlo. 

Sembrar huerta casera en patio

Emprender el proyecto de huerta casera es más fácil de lo que pensás, podés crear tu propia huerta sea cual sea tu área disponible. Emprendé este proyecto en familia y tras unos meses de espera y unos buenos cuidados que le des a tus plantas, verás como irán creciendo poco a poco hasta obtener tus primeros frutos.   

 

HUERTAS EN EXTERIORES 

Si sos un afortunado y tenés una casa con un jardín o un patio amplio, podés aprovechar al máximo ese espacio y sembrar tus alimentos de forma natural y sin químicos, siendo esta una gran opción al ayudarte a ahorrar. Allí podés sembrar hortalizas como lechuga, repollo, brócoli, acelgas y espinacas. Aunque si te lo permite el espacio, también podés llegar a sembrar tus propios árboles frutales directamente en el terreno que tengás en casa. 

HUERTAS EN INTERIORES 

Huerta casera en cocina

Si sos de los que viven en ciudad y no contás con amplios espacios exteriores, también es posible crear tu propia huerta ubicando unas macetas, mesas de cultivo o jardineras reducidas en una ventana, balcón o terrazas pequeñas. 

Para este tipo de espacios los cultivos más usados son para hierbas aromáticas ya que no necesitan de grandes espacios para crecer o algunas plantas que sus frutos sean pequeños y los puedas ubicar dentro de casa de forma decorativa en una maceta pequeña como lo son las plantas de ají. 

 

TIPOS DE HUERTAS 

Regar plantas en huerta casera

Independientemente el espacio donde vayás a llevar a cabo este proyecto, debés elegir bien el tipo de huerta que sea acorde a esta área. A continuación, te contamos los tipos de huerta para elijás el adecuado según tu espacio.   

 

1. HUERTA VERTICAL 

Etiqueta p: Si tenés un balcón pequeño este tipo de huerta es el ideal. Este tipo de huerta cuenta con la ventaja de no necesitar un espacio amplio, solo es necesario tener una pared al aire libre que reciba luz durante algunas horas al día. Se puede armar en estantes con madera o elaborar con contenedores de materiales reciclables como botellas de plástico, permitiéndote ahorrar dinero reduciendo la compra de algunos productos. Otra ventaja de este tipo de huerta es que también podés ahorrar agua al ubicar las plantas de mayor peso en la parte de abajo para que reciban el exceso de agua de los pisos superiores y así facilitar el regado. 

Este tipo de huerta es una excelente opción para tener a la mano plantas aromáticas y de paso decorar este pequeño espacio de la casa con un toque natural. 

 

2. HUERTA EN CAJONES 

Etiqueta p: Para quienes tienen más espacio en casa como jardines o terraza, este tipo de huerta es muy utilizada. Se emplea cajones de plástico o de madera y se recubren por dentro con plástico o lona perforada para permitir el aireado y drenaje y poderlos ubicar en un espacio donde reciban los rayos del sol. Hay quienes dejan un colchón de piedras para facilitar el escurrimiento al regar o para que sea más liviano y se pueda mover con mayor facilidad, para esto, podés utilizar cortezas o trozos de corcho. Por último, agregás el sustrato con humus de lombriz y plantás las semillas a una distancia de 20 centímetros entre ellas. 

 

3. HUERTA EN MACETAS 

Plantas en macetas de huerta casera

Este es el ideal si no tenés jardín o balcón, este tipo de huerta no requiere de grandes superficies y permite cultivar numerosas variedades de plantas, ornamentales o comestibles. Si elegís este tipo de huerta, tené en cuenta que no es recomendable para plantar especies de raíz como las zanahorias o papas. Este tipo de huerta es ideal para variedades de aromáticas u hortalizas como tomates o pimientos, los cuales cuando empiezan a salir su fruto se verán muy bien en para decorar cualquier espacio de la casa. 

Tenés que tener en cuenta las necesidades de cada planta, ya que, al no tenerlas en un espacio exterior, tenés que dejarlas cerca de las ventanas o alguna fuente de luz solar, según el tipo de planta que tengas en la maceta. Aprovechá los desechos orgánicos de tu casa como cáscaras de huevo, frutas o verduras para abonar la tierra de tu maceta. 

 

4. HUERTA COLGANTE 

Etiqueta p: La huerta colgante es igual de funcional como la huerta vertical, es ideal para ubicarlas en la terraza, balcón o la cocina. Hay quienes la confunden con la huerta vertical, pero este tipo de huerta no necesita ninguna pared como soporte, al ser una huerta elevada podés ubicarla en cualquier lugar de la casa con una buena fuente de luz. Aunque parezca increíble, en este tipo de huerta puedes cultivar prácticamente cualquier cosa a excepción de las plantas que alcancen mucha altura o con raíces muy profundas. No obstante, el resto de los productos que sí son posible sembrar están las lechugas, frutillas, rábanos, albahaca, manzanilla, menta, eneldo, berro, acelgas o pimientos. 

 

¿QUÉ CULTIVAR EN UNA HUERTA? 

Cultivar plantas en huerta casera

Muchas veces nos ha pasado que al cocinar necesitamos utilizar en nuestras preparaciones algunas hierbas o vegetales y debemos salir a comprar un gran racimo el cual días después, terminan marchitándose porque solo necesitamos utilizar unas cuantas hojas. Por eso, si cocinás frecuentemente con estos ingredientes, no hay nada más gratificante que tenerlos siempre frescos y al alcance sin salir de casa. 

En Recetas Nestlé® te contamos las frutas, verduras y hortalizas que podés sembrar en casa, con un poco de paciencia y cuidados los verás crecer y podrás celebrar tu primera cosecha con un delicioso plato con ingredientes de la huerta que van directamente a la mesa. 

 

HIERBAS 

Hierbas en huerta casera

Los más comunes en las huertas caseras, son las hierbas o plantas aromáticas que no solo son una gran opción para espacios reducidos, sino que también decoran y aromatizan el ambiente. Es amplia la variedad que podés cultivar, todo depende de los ingredientes que más uses al cocinar como la albahaca, hierbabuena, cilantro, eneldo, cebollín, menta, perejil, salvia, menta, estragón, orégano, tomillo, romero y jengibre.   

  1. ALBAHACA: Requiere de cuidados extra, como el riego casi a diario para mantenerla húmeda y con un drenaje que evite la putrefacción de su raíz. La forma fácil para su cultivo es tomar un esqueje que salga del tallo principal de otra planta y mantenerlo en agua hasta su germinación. 

  2. CILANTRO: Esta planta crecerá mejor en macetas profundas y en un lugar soleado. Al igual que la albahaca necesita de agua constantemente para favorecer su crecimiento. Si le prestás atención a sus cuidados, entre 4 y 6 semanas podrás ver sus primeras hojas y en menos de 3 meses ya podrás estar cocinando con cilantro de tu propia huerta. 

  3. ORÉGANO:  Si vivís en un lugar con cambios drásticos de clima, esta es la planta ideal para tu huerta, al ser resiste a los fuertes cambios de clima. Para su cultivo necesitás un esqueje de otra planta o sembrar semillas en una maceta mediana. Procurá dejarla en un espacio que reciba la mayor cantidad de luz solar y no regarla en exceso, hacelo solamente cuando veas que la superficie de la tierra luzca seca. 

  4. PEREJÍL: La ventaja de tener perejil en tu huerta, además de brindarle a tus platos un delicioso sabor, es que es una planta que no requiere de muchos cuidados y es resistente a heladas y climas en extremo calor. A diferencia de las otras hierbas mencionadas, el perejil puede crecer sin ningún problema en macetas de tamaño mediano. 

  5. MENTA: La menta requiere de una gran cantidad de agua y luz solar. Para este tipo de planta es recomendable sembrarla en el tipo de huerta vertical o en una maceta individual, pues suele convertirse en una planta frondosa que crecerá hacia los lados y es necesario podarla regularmente para tener una planta sana. 

 

TOMATES 

Etiqueta p: Los tomates requieren un lugar con una buena fuente de luz y regarla en pequeñas cantidades un par de veces a la semana. Si querés tener tomates en tu huerta casera la debes plantar directamente en la tierra de tu huerta exterior, en el jardín o en interiores utilizando una maceta grande, ya que desarrolla raíces largas y abundantes. 

AJÍ 

Etiqueta p: Una planta de ají con sus frutos decora cualquier espacio de tu casa y su cultivo es de una manera muy sencilla. Primero tenés que elegir la variedad que querés cultivar y si deseás comprar la semilla, aunque también podés usar las que contienen los ajís, si este es el caso es importante que seques las semillas con una servilleta y las dejes en este papel doblado dos a tres días, transcurrido este tiempo ya podés plantarlas. Es importante que uses una maceta con hoyos en la parte inferior, ya que además de permitir el drenaje del agua del riego también permitirá que circule en la tierra el oxígeno para la germinación que tardará entre 10 y 15 días. 

 

CUIDADO DE TU HUERTA 

Cuidados para huerta casera

Debés conocer muy bien los cuidados de tu planta, ya que cada planta tiene sus propias necesidades de tierra, riego, poda, temperatura y luz. Tené en cuenta las siguientes recomendaciones para que tu huerta crezca con total éxito. 

  1. UNA BUENA FUENTE DE LUZ SOLAR: Debés tener en cuenta las horas de sol que necesita recibir tu planta, como mínimo deben ser unas seis horas para un buen crecimiento, en cuanta más luz tengan mejor. 

  2. EL AGUA ES FUNDAMENTAL: Regarlas constantemente es primordial, pero su drenaje también. El exceso de agua en las raíces es un aspecto importante y sobre todo para las plantas aromáticas. Asegurate de que tu maceta cuente con agujeros en la base para un buen drenaje que es indispensable para el buen desarrollo de las raíces.   

  3. CUIDÁ LA TIERRA: El sustrato preferido para estas variedades es el compuesto por tierra negra, compost o humus de lombriz. Recordá que la tierra debe quedar bien apretada y compacta en las materas después de poner la semilla. Si queda mucho aire y la tierra se siente suelta, las semillas no germinan, lo mismo pasa si lo hacés con esquejes, si las raíces toman aire se mueren. 

  4. COMBINÁ DIFERENTES PLANTAS: Algunas plantas necesitan cuidados similares así que podés plantar diferentes semillas en una misma maceta, las asociaciones óptimas son: menta, jengibre y albahaca; albahaca y orégano; perejil y orégano o romero; tomillo y salvia; cilantro, albahaca y menta. Otra idea para organizar las aromáticas es combinarlas por necesidad de riego. Las que tiene menor exigencia de agua son el romero, tomillo y salvia y las más exigentes son albahaca, perejil, cilantro y menta. 

  5. LA MACETA: Debés elegir la maceta adecuada para el tipo de planta, pues no todas tienen la misma raíz ni crecen de la misma forma. Por ejemplo, las plantas con raíces más superficiales como el perejil o las verduras de hoja no se extienden más allá de los diez centímetros, mientras que los tomates y repollos tienen raíces más profundas, por debés buscar una maceta de 30 0 40 cm.  

 

USÁ MATERIALES RECICLABLES 

Huerta casera con materiales reciclables

Para iniciar tu proyecto de huerta casera lo podés hacer con cosas simples y evitando la compra de materiales y recipientes. En el caso de las macetas podés usar materiales reciclables que tenés en casa para construirla. Para esto podés utilizar botellas plásticas, latas, cajones, maples de huevo o pallets de madera. Recordá que en el recipiente que querés usar tenés que dejarle agujeros para su buen drenaje y escurra bien el agua. 

Inspiración y nuevos sabores para vos

Disfrutá

Hacé clic acá y registrate

¿Quieres descargar recetarios?