Pan de Huevo
Maggi

Pan de Huevo

Dificultad Fácil
Porciones 10
Total 45 min

Ingredientes

  • 4 Tazas de harina sin polvos de hornear cernida
  • 6 Gramos Polvo para hornear
  • 3 Cucharadas Manteca
  • 3 Huevos
  • 198.5 Gramos Leche Condensada Nestlé
  • 50 Gramos Leche
  • 1 Huevo
  • 3 cucharadas de leche

¡A cocinar!

Paso 1

Paso 2

Paso 3

INFORMACIÓN NUTRICIONAL

313.3 kcal = 1,310kj /por porción


Carbohidratos 52.1 g
Energía 313.3 kcal
Grasas 6.2 g
Proteína 11.2 g
Sodio 54.6 mg

Sabor

Puedes agregar frutos secos triturados para dar más sabor.

Preguntas frecuentes

¿Qué hacer para que el pan quede esponjoso?

Lo que podés hacer para que el pan quede más esponjoso es:  

  • Agregar levadura fresca: es más potente y ayuda a esponjar mejor el pan que aquella que está seca.  

  • Usar suficiente agua: el pan quedará más húmedo y esponjoso agregando la cantidad de líquido suficiente, de lo contrario quedará seco.  

  • No exceder el tiempo de amasado: si lo sobrepasas tendrás un pan muy denso. Esto se debe a que la masa requiere más quietud para que pueda fermentar adecuadamente. 

  • Un buen horneado: colocá el electrodoméstico en la temperatura indicada por la receta y no lo abras antes de tiempo o muchas veces, pues el calor se escapa y el pan no esponja.

¿Qué ingredientes se pueden agregar al relleno del pan?

Hay una gran variedad de ingredientes que podés agregar para variar la textura del pan: 

  • Frutos secos: elige una o varios tipos que prefieras entre avellanas, nueces, almendras y castañas. Procura cortarlos en láminas o trozos pequeños.  

  • Frutas desecadas o deshidratadas: aquí encuentras ciruelas y uvas pasas, dátiles y damascos. Agrégalos enteros. 

  • Fruta confitada: existen muchas variedades que le darán un sabor dulce y un colorido relleno al pan. 

  • Chips de chocolate: agrégalos hacia el final del amasado. Aporta un sabor dulce.

¿Qué hago si el pan queda duro o seco?

Seguí estas recomendaciones para recuperar el pan que preparaste en casa si quedó seco y duro: 

  • Cubrí el pan con una toalla húmeda: esta debe estar limpia y tibia. Colócala sobre el alimento en cuanto este se haya enfriado, así se podrá mantener la humedad y evitar que se siga secando.  

  • Calentá el pan antes de servirlo: sólo ligeramente ya sea en el microondas o en una tostadora para hacerlo más suave y húmedo.  

  • Guárdalo en la heladera: en una bolsa o recipiente bien sellado. Cuando lo vayas a consumir, descongélalo a temperatura ambiente y luego ponlo a calentar solo unos instantes para mejorar su textura y nivel de humedad.

¿Qué quieres hacer con esta receta?