Recetas Caseras

17 ideas de deliciosos snacks navideños

Unas cuantas alternativas para darle vida y sabor a la mesa durante las fiestas

Galletas, un snack navideño popular, en forma de estrellas, árboles y copos de nieve.

Entre opciones saladas, dulces y untables hay varias alternativas para elegir

Diciembre es un mes fabuloso para compartir en familia, vernos con los amigos y, aprovechando estas reuniones, comer delicioso. Entre los almuerzos y las cenas, siempre debemos tener algunos snacks navideños para saciar el hambre o, también, abrir el apetito antes de un buen plato. 

Las fiestas y celebraciones de diciembre, además, suelen ser largas. Los niños aprovechan para jugar hasta tarde, mientras los adultos bailan y ríen pasada la medianoche. Por eso también es importante tener algunas opciones un poco más pequeñas o ligeras que sirvan para picar a lo largo de los festejos. 

En Recetas Nestlé® ya estamos en modo celebratorio, con nuestro arbolito y las luces de colores colgando de sus ramas. Por eso queremos compartir algunas ideas de snacks navideños para esta temporada. 

OPCIONES SALADAS 

En los grupos de amigos y las familias hay personas con todo tipo de gustos, así que es importante tener opciones para que nadie quede por fuera. Vamos a empezar este repaso con unas cuantas alternativas que se enfocan en sabores salados. Más adelante hablaremos de los untables e ideas dulces. 

1. Garbanzos crujientes: una opción perfecta para todo tipo de alimentación, desde veganos y vegetarianos, pasando por quienes no pueden consumir gluten, hasta los que disfrutan de un buen filete de carne. Después de dejarlos remojar por un par de horas, simplemente los llevamos al horno o la freidora de aire.  

Una gran cualidad de esta opción es que, además, nos permite jugar con todo tipo de sabores, pues antes de cocinarlos los podemos sazonar con nuestras especias y salsas preferidas con toques ácidos, picantes, entre otros. 

Tabla con frutas, quesos y chocolates para servir como snack navideño.

 

2. Tabla de snacks: esta idea es genial para llenar una bandeja con cantidades pequeñas de distintos alimentos sencillos, aquellos que no hay que cocinar o que son muy fáciles y prácticos de preparar. Los jamones y quesos son todo un clásico, pero hay más opciones. 

Aquí también podemos tener frutas pequeñas, como unos arándanos unas frutillas cortadas por la mitad; los garbanzos crujientes que mencionamos; frutos secos, por ejemplo, nueces o pistachos; y chips de verduras o papas. 

3. Baguette rellena: tenemos un mundo gigantesco a nuestro alcance para preparar distintos tipos de rellenos. La ventaja que nos entrega la baguette es que podemos cortarla en trozos de menos de 10 cm, sacar su interior (que suele ser fácil debido a que es bastante suave) y ahí rellenar con nuestra creatividad. 

Podemos tener unos buenos champiñones, trozos pequeños de pollo, guacamole con tomates o simplemente con un poco de manteca.  

4. Papas a la francesa: puede que no suene muy navideño, pero qué tal si las acompañamos con un dip de queso o de tomate, junto a unos bastones de apio. Tenemos colores navideños con el rojo, verde y blanco, y es una opción fácil de preparar en una freidora de aire que le gusta tanto a los adultos, como a los niños. 

 

Una persona envolviendo un regalo de Navidad.

 

5. Chips de verduras: perfecto para servir en el centro de la mesa mientras los niños abren sus regalos. Para prepararlos vamos a necesitar un buen cuchillo, pues los chips deben ser delgados para poder quedar crujientes. La zanahoria, el kale, el zucchini y la remolacha son muy buenas opciones. 

Se pueden preparar con distintos métodos, como al horno (con un poco de aceite de oliva), freírlos o en una airfryer. 

6. Tarteletas: una alternativa para las personas que quieren sacarle provecho al horno o que les gustaría empezar a usarlo para sus recetas. Esta es una opción fabulosa porque se puede jugar con sabores tanto dulces, como salados, y así aprovechar quesos, verduras (la espinaca es muy común), frutas y frutos secos. 

7. Brusquetas: un verdadero clásico de la comida italiana (su nombre en este idioma es bruschetta). Aunque en el país en forma de bota suelen prepararse como entradas, también funcionan para ser un snack navideño.  

Las brusquetas son rebanadas de pan tostado (es importante que su superficie alcance a dorarse), que llevan encima, en su versión clásica, tomates picados, trozos de queso, albahaca (o alguna hierba aromática) y, al final, aceite de oliva. Sin embargo, acá se pueden jugar con más verduras e ingredientes para darle variedad, por ejemplo, papas con champiñones o salmón y queso crema. 

Una brusqueta de salmón, un snack para Navidad.

 

UNTABLES Y SALSAS PARA DIPEAR 

Si queremos una opción para dejar en el centro de la mesa y que cada uno de nuestros invitados coma un poco cuando quiere, estas dos alternativas de snacks navideños son perfectos. Pero, antes de hablar de algunos ejemplos, vamos a aclarar cuál es la diferencia entre ambas. 

  • Untable: como su nombre lo indica, son aquellos que se esparcen y se untan sobre los alimentos, por eso es necesario usar un cuchillo o un utensilio similar. Se pueden preparar con verduras, carnes o frutas. Un muy buen ejemplo en este último caso son las mermeladas. 

  • Salsas para dipear: en lugar de usar un utensilio, los alimentos se sumergen en la salsa. Los diferentes tipos de dips que se pueden preparar, como con verduras o quesos, son ejemplos estupendos. 

Vale la pena aclarar que algunas salsas para dipear también pueden usarse como untables, sobre todo las que tienen una textura más espesa. 

RECETAS NAVIDEÑAS:

Dejando esto claro, acá compartimos algunos ejemplos: 

8. Hummus: todo un clásico de Medio Oriente que ha sabido conquistar el mundo entero y que funciona de maravilla como un snack navideño para untar con pan tostado, pan pita o, incluso, zanahoria o apio, entre otras verduras. 

Además, es fácil de preparar. Se cocinan los garbanzos en agua y, una vez estén tiernos, se trituran junto a algunos condimentos para darle sabor, como ajo y pimienta. Al final, se añade aceite de oliva. 

9. Paté: aunque existen versiones libres de ingredientes de origen animal (por ejemplo, con tofu), usualmente se prepara con carne molida, junto a algunas verduras y especias. Vale la pena aclarar que no todos los patés son untables, pues algunos se comen en rodajas. 

10. Baba ganoush: a simple vista, en algunas ocasiones se ve muy parecido al hummus. Sin embargo, acá el ingrediente estrella es la berenjena, que se machaca para lograr esa textura cremosa para untar. El tahini es un ingrediente que no debe faltar, así como el aceite de oliva y la granada al momento de servir. 

Dip de queso en forma de muñeco de nieve, un snack muy navideño.

 

11. Guacamole: acá el gran protagonista es la palta, pero también lleva cebolla, tomate, cilantro y limón. Una mezcla de sabores exquisita para acompañar con distintos alimentos salados. 

12. Dips: acá hay una inmensa variedad de alternativas para cocinar. Los dips pueden ser de quesos, verduras (espárragos, espinaca, etc.), atún, frutos secos e, incluso, ser dulces, por ejemplo, de chocolate. Dependiendo de nuestro ingrediente principal, los podemos untar con distintos alimentos. Las galletas de soda, los bastones de zanahoria y el pan son algunos ejemplos comunes. 

ALTERNATIVAS DULCES 

Cerramos este repaso a través de snacks navideños con opciones dulces. Vale la pena aclarar que unos cuantos ejemplos también pueden ser considerados como postres, pero esto depende que cómo organicemos nuestra reunión. 

Renos de cereal, un snack navideño estupendo para toda la familia.

 

13. Renos de cereal: ideales para una cena navideña para toda la familia. Se mezcla Leche Condensada Nestlé. Mantequilla y el cereal en una sartén a fuego medio. Cuando se integren los dos primeros, dejamos enfriar y armamos bolitas, que decoramos con pretzels como orejas.  

14. Galletas navideñas: no pueden faltar en ninguna reunión durante diciembre. Las clásicas son las de jengibre, pero también se hacen con avena o chocolate. Si queremos que tengan todo el espíritu de este mes, los moldes con figuras de árboles y estrellas funcionan muy bien, así como decoraciones de color rojo, verde y/o blanco.  

15. Corona de cupcakes: en este caso, más allá del tipo y los ingredientes del cupcake, su perfil navideño está en una buena decoración. Al igual que en las galletas, lo mejor es usar colores como verde y rojo, que están relacionados con la temporada. Al servirlos, los podemos acomodar en un círculo y entre cada panecillo decorar con hojas de acebo u otras similares al árbol de Navidad.   

Corona navideña de cupcakes.

 

16. Buñuelos: a lo largo y ancho de América Latina existen distintos tipos de buñuelos, pero en algunos países son todo un clásico navideño, como en Colombia, Ecuador y México. En los primeros dos, por ejemplo, son esféricos y el sabor dulce es bastante suave, mientras que en el tercero son más planos y sobresale la sensación dulce. 

17. Fresas con chocolate: realmente deliciosas y no son complicadas de preparar, el truco está en saber derretir el chocolate sin que se queme. Además, podemos decorarlas con chocolate blanco haciendo distintas figuras en su superficie.